España: la cobertura sanitaria de los "sin papeles"

DRA. MARNET el lunes, 10 de septiembre de 2012, 10:25:54
España: la cobertura sanitaria de los

La decisión del Gobierno español de negar asistencia sanitaria no urgente a los inmigrantes "sin papeles", que entró en vigor el pasado 1 de septiembre, no reducirá el gasto sanitario y sólo está provocando desconcierto y más papeleo entre los afectados y los profesionales de la sanidad.

Además, ha generado un debate que alimenta los discursos xenófobos al culpabilizar, de alguna manera, a los más débiles de la falta de recursos.

En varias Comunidades Autónomas como Andalucía, Cataluña, Asturias, País Vasco, y Canarias no gobernadas por el PP- se han negado a acatarlo, pero también de otras gobernadas por los populares como Galicia, lejos de cerrarse la polémica la controversia continuará por el convencimiento de los profesionales de que acabará generando más gasto y obligará al Gobierno a enmendar, de nuevo, lo que ya comenzó mal.

Primero el Gobierno anunció que retiraba la asistencia, a excepción de las urgencias, a los inmigrantes en situación irregular a y los españoles mayores de 25 años que no hubieran cotizado. Posteriormente aclaró que se mantendría la cobertura sanitaria para las inmigrantes embarazadas y los menores sin papeles, y que se enmendaría lo que se habría expresado mal sobre los españoles mayores de 25 años para que sólo quedasen excluidos aquellos que, sin haber cotizado nunca, vivieran de grandes rentas.

Al ser la sanidad una competencia transferida, varias Comunidades Autónomas recordaron que la exclusión de decenas de miles de personas de la asistencia ordinaria no generaría ahorro, sino un gasto mayor al provocar un uso reiterado de los servicios de urgencias.

Denunciaron también no sólo el problema ético de dejar sin tratamiento a pacientes crónicos, postoperatorios y oncológicos, sino del peligro sanitario de no atender a paciente con problemas infecciosos, a la vez que reafirmaban la veracidad de las estadísticas que demuestran que los inmigrantes hacen menos uso de la sanidad que los autóctonos.