Y entonces... ¿Por qué tomamos Aspirinas?

DRA. MARNET el viernes, 10 de agosto de 2012, 19:22:07
Y entonces... ¿Por qué tomamos Aspirinas?

Al impedirse que las prostaglandinas cumplan su función el dolor desaparece, pero no la causa que lo ha generado y, mientras tanto, vamos generando otros problemas como el sangrado del intestino, en pequeñas cantidades, pero constante. La pérdida de sangre acarrea el deficit de hierro y esto nos puede llevar a una anemia.


Por Rubén Adrián Valenzuela
Periodista.


El sistema nervioso central - SNC - y el hígado son dos de los grandes maltratados de nuestro organismo, cuando le proporcionamos una o más aspirinas. Y es que hasta cuando actúa positivamente, hace daño. Así, por ejemplo, si la hemos ingerido para bloquear la producción de prostaglandinas, que como se sabe son las encargadas de llevar el mensaje del dolor al SNC., también bloqueamos el mecanismo de control de la producción de ácido gástrico. Este, libre y en cantidades anormales, es el que nos produce esa sensación de acidez que tanto nos irrita y que muchos pacientes asocian con la Aspirina.
Sin el bloqueo de las prostaglandinas habría una activación del dolor, la inflamación y la fiebre, decretado por el SNC, por lo tanto es necesario inhibir todo mensaje que pueda poner en acción nuestros mecanismos de defensa. Al impedirse que las prostaglandinas cumplan su función el dolor desaparece, pero no la causa que lo ha generado y, mientras tanto, vamos generando otros problemas como el sangrado del intestino, en pequeñas cantidades, pero constante. La pérdida de sangre acarrea el deficit de hierro y esto nos puede llevar a una anemia.
Ya hemos visto, en la entrega anterior, cómo la ingesta de Aspirina en pacientes menores de 12-14 años puede llevar a enfermedades graves, como el Síndrome de Reye, que bien diagnosticado puede remitir sin secuelas, pero que, como es fácil de confundir con alergias, comidas en mal estado y estrés temporal, puede llevar a la muerte.
Al respecto, un estudio simultáneo de universidades de Estados Unidos y Gran Bretaña dice que los pacientes de Síndrome de Reye sólo superan el riesgo de muerte entre un 20% y un 40% o lo que, dicho en otras palabras, es altamente mortal.
Entonces... ¿por qué tomamos Aspirina? ¿Es beneficiosa su administración en pacientes adultos?
La respuesta es sí. Aún cuando el empleo de AAS excesivo puede llevar a úlceras del aparato digestivo y disfunción del riñon o nefritis, hay estudios que revelan que el feto o bebé en gestación, mientras está en el útero, se ve ampliamente favorecido para un crecimiento sano. Reduce las posibilidades de cáncer rectal y de colon y evita la formación de coagulos potencialmente mortales en los vasos sanguíneos.
Ultimamente se ha descubierto, también que la Aspirina contribuye a retrasar la ceguera derivada de la diabetes y reduce la formación de cataratas. Más aún, un estudio farmacológico llevado a cabo en Gran Bretaña afirma que una dosis reducida pero constante de Aspirina, retrasa algunas manifestaciones de envejecimiento del cutis femenino. Desde hace mucho sabemos, también, que el AAS es recomendable en pacientes cardíacos, ya que por tratarse de un antiinflamatorio no esteroideo, actúa como anticoagulante plaquetario.
Para que se entienda mejor, debemos decir que cuando hay una herida sangrante, el organismos segrega unas plaquetas que actúan como ladrillos. Estos, situados en la zona de la hemorragia, impiden el flujo de sangre y facilitan la coagulación, cosa que en caso de infarto podría ser mortal.
Si bien la síntesis en laboratorio del AAS se logró ya en 1853 (en 1897 se obtuvieron unos niveles de pureza de casi el 100 x 100 por el químico aleman Felix Hoffmann, que trabajaba para los laboratorios Bayer, lo que permitió su patente comercial) no ha sido hasta los últimos 20 años del siglo pasado que se logró establecer los niveles de peligrosidad y beneficio de la Aspirina.
Y es cierto aquello que algunos dicen de que "la Aspirina que viene de Francia me gusta más que la española" o mejor aún: "La Aspirina alemana es la mejor de todas". Porque si bien es cierto que España provee de AAS en casi un 85% a los laboratorios del mundo, es en cada país donde se desarrollan las fórmulas y nos la ofrecen en distintas presentaciones farmacéuticas.
Recientemente se ha puesto en el mércado una formula de Aspirina sublingual, que se pone en la boca, sin agua y actúa rápidamente, con todos los riesgos y beneficios que, ya hemos visto, conlleva su ingestión. Así es que desde aquí sólo cabe recomendarles que no la administren jamás de los jamases a menores de 14 años (algunos laboratorios amplían esta medida a los 16 años) y que siempre que la quieran ingerir, consulten primero a su médico. (rubenadrianvalenzuela@yahoo.es).