Haz una pregunta »

El niño y las convulsiones febriles

Mayo 2015



¿Qué es una convulsión febril?

  • Es una respuesta del cerebro provocada por la fiebre.
  • Esta fiebre suele ser causada por infecciones comunes: respiratorias, otitis, amigdalitis, gastroenteritis.
  • Afecta especialmente a niños de 8 meses a 5 años de edad.
  • A pesar de lo aparatoso que parece, la convulsión febril tiene muy buen pronóstico.

¿Cómo reconocerla?

  • Es una convulsion en un niño que se desencadena por la fiebre.
  • Una convulsión febril simple se detiene por sí sola en cuestión de unos segundos hasta 10 minutos, generalmente seguidos de un período corto de somnolencia o confusión.
  • La mayoría aparecen en las primeras 24 horas de una enfermedad y no necesariamente cuando la fiebre está en su punto más alto.
  • A menudo la convulsión es el primer signo de una fiebre o enfermedad.
  • Estas convulsiones ocurren sin ninguna infección del cerebro o de la médula espinal u otra causa del sistema nervioso (neurológica).
  • Una convulsión febril compleja dura más de 15 minutos, sucede sólo en una parte del cuerpo o se repite durante la misma enfermedad.

Síntomas que nos vamos a encontrar

  • Aparece bruscamente una pérdida de conciencia.
  • El cuerpo puede ponerse rígido y comenzar con sacudidas o quedarse completamente flácido.
  • La boca se pone morada y está fuertemente cerrada, como encajada.
  • La mirada está perdida.
  • Suelen durar menos de 5 minutos y siempre ocurren durante el primer día de fiebre.
  • Al final aparece somnolencia y el niño suele dormirse.

Incidencia

  • Aproximadamente del 3 al 5 % de los niños sanos entre los 9 meses a 5 años tendrán una convulsión causada por fiebre.
  • Los niños pequeños son los más afectados.
  • A menudo son hereditarias.

Causas

  • Infecciones del oído.
  • Roséola infantil (una afección con fiebre y salpullido causada por varios virus diferentes).
  • Infecciones de las vías respiratorias altas causadas por un virus.
  • La meningitis provoca menos del 0.1 % de las convulsiones febriles pero SIEMPRE se debe tener en cuenta, especialmente en niños menores de un año o aquellos que lucen aún enfermos cuando la fiebre ha bajado.

Factores de riesgo

  • Cuando hay antecedentes familiares de este tipo de convulsiones.
  • Cuando la primera convulsión sucedió antes de los 12 meses.
  • Cuando la convulsión sucedió con una fiebre de menos de 39° C.

¿Qué se debe hacer ante una convulsión?

  • Colocar al niño tumbado de lado, sobre un costado, para que respire mejor.
  • El niño debe estar lejos de objetos con los que pueda golpearse.
  • No intentar introducirle nada en la boca.
  • Si no le ha dado ninguna medicina para la fiebre en las últimas 2 horas se le puede poner un supositorio de paracetamol.
  • Es conveniente que el niño sea valorado por un médico que confirme el diagnóstico: se debe acudir al centro de salud u hospital más cercano.

¿Cuando consultar de nuevo en un Servicio de Urgencias?

  • Cuando se repite la convulsión.
  • Si el niño está adormilado, decaído o, por el contrario, muy irritable.
  • Si se queja de dolor de cabeza intenso y vomita.

Algunas cuestiones a tener en cuenta

  • Las convulsiones febriles tienen buen pronóstico.
  • Después de la convulsión el niño tendrá el mismo estado de salud que antes.
  • Cualquier infección, incluso banal, como un catarro, anginas, gastroenteritis,etc. que curse con fiebre puede provocar una convulsión febril.
  • Son frecuentes: del 3-5% de los niños pueden tenerlas. Después del primer episodio, 1 de cada 3 niños volverá a tener otro.
  • En la mayoría de las ocasiones, no se precisa ningún estudio especial.
  • Los niños con convulsiones febriles no necesitan un tratamiento para la fiebre diferente del que se administra a los demás niños. Se deben utilizae las dosis habituales de antitérmicos.

¿Qué hacer si el niño tiene fiebre?

  • Se debe actuar igual que en otras ocasiones que el niño haya tenido fiebre.
  • Siempre es conveniente intentar bajar la temperatura.
  • A pesar de que esta medida no es suficiente para evitar nuevas crisis, aliviar la fiebre proporcionará confort al niño.
  • Puede utilizar lo mismo que ha recomendado su pediatra en otras ocasiones.
  • La administración de antitérmico será, preferentemente, por vía oral salvo durante la convulsión en la que se administrará por via rectal.

Saber más


Convulsiones febriles
Convulsión febril
Convulsiones febriles
Convulsión febril
Convulsion febril
Convulsiones febriles
Consulta este artículo sin tener que estar conectado, descárgalo gratis aquí en formato PDF:
El-nino-y-las-convulsiones-febriles.pdf

Consulta también

En la misma categoría

Publicado por DRA. MARNET.
Este documento intitulado « El niño y las convulsiones febriles » de Kioskea (salud.kioskea.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.