Alergia a la leche de vaca

Mayo 2015

La alergia a la leche de vaca representa el 13% de las alergias a los alimentos en los niños y afecta del 2 al 3% de los bebés menores de 2 años.
Más del 50% de los niños que presentan una alergia a los alimentos tienen alergia a varios alimentos, como la leche de vaca, los huevos o los cacahuetes.

Inicio y desaparición





La alergia a la leche de vaca se manifiesta en general con los primeros biberones. Desaparece en el 90% de los casos alrededor de los 3 años de edad con la condición de que se hayan suprimido de la alimentación del niño la leche de vaca y todos los productos que puedan contener proteínas alérgicas. Alrededor del 18% de los niños alérgicos a la leche de vaca corren el riesgo de desarrollar alergias a otros alimentos, alrededor del 40% asma y el 30% una rinitis alérgica.

Síntomas

Síntomas digestivos

  • Vómitos que se presentan especialmente después de las comidas.
  • Diarreas crónicas acompañadas de heces semilíquidas y de cólicos en los bebés.
  • Dolores abdominales en los niños más mayores.

Otros síntomas


Hospitalización


El 20% de las hospitalizaciones de recién nacidos son debidas a la alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Estos síntomas no son específicos en las alergias a los alimentos y pueden ser causados por otras enfermedades.

Los alimentos que contienen las proteínas de la leche de vaca




Las proteínas alérgicas se encuentran en:
  • La leche fresca o de larga conservación.
  • La leche concentrada en polvo.
  • Sustitutos de la leche materna, incluso aquellas « hipoalergénicas ».
  • Los quesos.
  • Los yogures.
  • Los postres lácteos.
  • La mantequilla.
  • Las cremas.
  • La repostería.
  • Los purés.
  • La mayonesa
  • El pan.
  • Los biscotes.
  • Los platos precocinados...

Consejos indispensables

Realizar un estudio completo de alergias


Se debe acudir al alergólogo para realizar un estudio completo de las alergias con el fin de confirmar con exactitud la alergia a las proteínas de la leche de vaca y evaluar su grado: los test cutáneos clásicos (confirman reacciones inmediatas de la alergia) y un test de parches (el Diallertest) permiten ver el componente retardado de este tipo de alergias. También se practicará un análisis de sangre y a veces un test de provocación. Debe acudirse a un profesional experto que conozca perfectamente las alergias a las proteínas de la leche de vaca.

Desconfiar de las leches de soja, oveja y cabra


Desconfiar de las leches de soja, de oveja o de cabra que presentan alergias cruzadas con las proteínas de leche de vaca: el 30% de los niños alérgicos a la leche de vaca lo son igualmente a las proteínas de la soja y el 70% de entre ellos lo son a las proteínas de leche de cabra.

En caso de duda sobre un producto, es mejor evitar consumirlo y contactar con el servicio al consumidor del fabricante para conocer su composición exacta.

Verificar que los champús y las cremas que utilizamos para el bebé no contienen proteínas de la leche de vaca.

Tener en cuenta la opinión de un dietista


Tener en cuenta la opinión de un dietista porque un régimen alimentario sin leche puede provocar una carencia en calcio y proteínas.

Escuchar los consejos de un especialista


Seguir los consejos de un especialista y no escuchar demasiado lo que dice la gente. A veces lo que le conviene a un bebé no tiene por qué convenirle a otro.

Tratamiento

No consumir leche de vaca bajo ninguna de sus formas


No consumir leche de vaca bajo ninguna de sus formas forma parte del tratamiento de las alergias de las proteínas de la leche de vaca: esta decisión necesita, de entrada, el control de un alergólogo.
Este régimen que evita el consumo de proteínas de la leche de vaca se debe acompañar de un régimen de sustitución.

Proteínas lácteas hidrolizadas


Los hidrolizados de proteínas son apropiadas en el 90% de los niños y se utilizan desde hace años. En España existen varios marcas comercializadas.

También los hidrolizados pueden provocar alergia. En estos casos, una fórmula a base de aminoácidos garantiza con toda seguridad una nutrición eficaz y mejora el crecimiento del bebé. Hay diversas fórmulas disponibles. Pídale consejo a su médico.

Reintroducción de la leche de vaca


En el 90% de los casos, el niño tolera de nuevo las proteínas de la leche de vaca a partir de los 18 meses o a más tardar a los 4 años.

Después de un régimen de exclusión y una reevaluación alérgica (test cutáneos, análisis de sangre...) una primera tentativa de reintroducción de la leche de vaca se debe realizar alrededor de los 10/12 meses de edad, preferiblemente en el hospital.

En caso de resultado negativo, pueden intentarse nuevas tentativas de reintroducción a intervalos de 6 meses. Siempre es difícil predecir a qué edad exactamente el niño podrá consumir leche de vaca.

Para saber más consultar el capítulo "Alergias alimentarias"
También Protocolos Alergia: http://www.aeped.es/protocolos/alergia/5.pdf
Consulta este artículo sin tener que estar conectado, descárgalo gratis aquí en formato PDF:
Alergia-a-la-leche-de-vaca .pdf

Consulta también


Allergie au lait de vache
Allergie au lait de vache
Cow milk allergy
Cow milk allergy
Kuhmilchallergie
Kuhmilchallergie
Este documento intitulado « Alergia a la leche de vaca » de Kioskea (salud.kioskea.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.